PIENSO, LUEGO ESCRIBO/ PAL LÍMITE


Por Akiles Boy *

La temperatura sube sin que lo podamos evitar. Padecemos los efectos de nuestra propia acción depredadora. Nos acercamos a la escenografía de la legendaria cinta norteamericana del fin del planeta, “Cuando el Destino Nos Alcance” de 1973 (el título original en inglés “Soyletn Green”), dirigida por el estadounidense Richard Fleischer , protagonizada por el gran actor Charlton Heston y con un guión inspirado en la novela “Make Room!, Make Room!” “Hagan Sitio!, Hagan Sitio!” (1966) de Harry Harrison. Un filme que en ese tiempo advertía al mundo de la catástrofe ecológica que vendría, si no nos ocupábamos del cuidado y preservación de la tierra y el medio ambiente. “Si conservamos la naturaleza de este mundo, habremos asegurado nuestra vida”.

Esa estimados lectores, debiera ser nuestra primera preocupación, una prioridad de las sociedades y naciones. La  segunda, la convivencia humana. Estarán de acuerdo en que ésta se ha vuelto o la estamos haciendo cada vez más  compleja, más difícil, más ríspida. Lo vemos en los ambientes y entornos  cercanos. Nuestra familia, nuestra colonia, nuestro centro de trabajo, nuestro círculo social. Somos víctimas de la transformación, ahora se desdeña el contacto y empatía con los familiares, con los vecinos, con los compañeros, y han surgido barreras, naturales y provocadas entre los amigos. Son más los factores que dividen, que polarizan, que alejan a las personas. Las necesidades, las ambiciones, las perspectivas, la política, la religión, el dinero, los prejuicios, la tecnología, etc.

Ahí está el origen de los conflictos, de los desencuentros, de las disputas, de las guerras, que se desarrollan en muchos frentes abiertos. Podríamos estar de acuerdo en que las crisis evolutivas hacen crecer y ser mejores. En ese sentido, no se justifica que una sociedad viva estacionada, y peor condenada, a la mediocridad y el subdesarrollo, porque grupos o elites   dominantes vivan en el eterno pleito por el poder y sus privilegios. Eso me parece que ocurre en México. Hoy gobierna la izquierda, que llegó al poder con una victoria contundente, inobjetable. El pueblo mexicano, cansado, hastiado, encolerizado, dio el manotazo que ya se esperaba. La corrupción y la impunidad hasta el tope, hasta debajo de las piedras, combinadas con una desigualdad brutal. El panorama no podía ser más patético, ya insoportable. México al borde del abismo, el pueblo llevado al límite.

Pues, la nota es que seguimos sin novedad en este País, continuamos con la misma música y  con la misma canción, “división y confrontación”. Acusan que el discurso del Presidente actual,  abona a la polarización y pretende silenciar y acabar con la crítica y con los críticos que lo cuestionan y lo enfrentan. Lo señalan de radical, de excesivo, de arbitrario, de querer imponer una nueva doctrina política,  para extender su poder e influencia, utilizando recursos para atraer a las masas de necesitados y convertirlos en su clientela electoral. Digamos lo mismo que hicieron los ideólogos y líderes del  agonizante PRI. Con ese objetivo crearon la CTM, la CNC y la CNOP históricas y emblemáticas organizaciones “Sociales”. Solo una referencia.

Todavía es temprano para una evaluación y menos para un juicio sumario. Es cierto, al inicio hay errores y tropiezos. Nadie es infalible. Se reconocen claroscuros y decisiones que desalientan o decepcionan. Pero también es prudente reconocer que se recibió un país y una administración en condiciones de desastre. Con instituciones colapsadas y la hacienda en quiebra por el bárbaro saqueo y corrupción. Por otro lado, me parece que ahora la izquierda tiene la gran oportunidad de demostrar que tiene la madurez y capacidad para gobernar y literalmente rescatar al país del estado en que se encuentra. Debemos recordar que hace poco tiempo, el PAN y la derecha “progresista” de México gobernó doce años, periodo que los mexicanos quisieran enterrar, porque no significaron nada. “La Docena Trágica” o “La Docena Pérdida”. Aquí le dejamos. Hasta la próxima    

Miembro de la Red Veracruzana de Comunicadores Independientes, A.C.

Post Tags: