TIERRA DE BABEL / Jorge Arturo Rodríguez   / La solución es sencilla

TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

 

La solución es sencilla

Lo difícil no es pensar ni hacer política, sino acariciar al leproso contagiado de política. Puedo escribir esta noche… y mañana también. Pero de lo que se trata es de enderezar el barco. A la gente le gusta escuchar la melodía más bella del mundo. He aquí que nuestros oídos están hechos pa’ escuchar pura mierda. Entonces, ¿cómo pedir agua en el desierto? Empecemos por nosotros mismos. Cuánto tienes, dime, y te diré lo que vales. Porque si a esas vamos, diría que el mundo es horizontal. Aunque, pensándolo bien, mejor aquí nos decimos adiós.

         Aún mueve la colita el sistema de Carlos Salinas de Gortari: no se seca. Pasarán mil años y los dinosaurios estarán todavía ahí. Huele a salinato… Hace unos días anunció Amlito que Manuel Bartlett se hará cargo de la dirección general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Luego entonces, digo, no es lo que diga ni decida “el pueblo” embelesado, sino su pinche dedito. Ya lo pasado, pasado… Ahora manda él, ¿o no? Hasta lo defendió dizque porque es muy chingón pal puestecito. Y los senderos se bifurcan. Tatiana Clouthier lo dijo clarito, clarito: “Había mejores opciones”, lo cual siempre será así, puesto que detrás de un pénjamo viene otro. Pero lo que me causó escozor fue lo siguiente que declaró: “Los consejos en la vida no sirven, si sirvieran tendríamos una institución que vendiera consejos, yo proveo información y el señor (Andrés Manuel López Obrador) decide”. ¿Así o ya valimos, ¡otra vez!, madres? Empieza a caer la esperanza y la ilusión.

Y “la calor” sigue. Arde la tierra. Los demonios andan sueltos. Amlito los defiende. ¡Jesús, María y José! ¿Hubo pacto con el diablo?

Mientras tanto, según Valérie Gramond del WWF, vinculada al Global Footprint Network, este primero de agosto es la “fecha en la que habremos utilizado todos los árboles, el agua, el suelo fértil y los peces que la Tierra nos puede aportar en un año”. Añadió que “también habremos emitido más dióxido de carbono del que los bosques pueden absorber”. En la máuser. Pero no entendemos.

Y arroja Gramond: “Haría falta actualmente el equivalente de 1.7 planetas Tierra para satisfacer nuestras necesidades”.

Sereno, moreno; tranquilo, Camilo; calmado, Amado. Porque hay que recordar que el pasado 30 de julio fue el Día Internacional de la Amistad. Ojo, nada que ver con el día del Amor y la Amistad.

A según la ONU, esta fecha (la de la Amistad) busca “que la amistad entre los pueblos, los países, las culturas y las personas puede inspirar iniciativas de paz y presenta una oportunidad de tender puentes entre las comunidades”. En su página afirma que el mundo está de la chingada, dizque enfrenta muchos desafíos, crisis y fuerzas divisorias como la pobreza, la violencia, y las violaciones de los derechos humanos, que amenazan la paz, la seguridad, el desarrollo y la armonía social entre los pueblos del mundo. ¿A poco?

Dizque la solución es sencilla: atajar las causas que los provocan, fomentando y defendiendo la solidaridad, que puede manifestarse de muchas maneras, como por ejemplo, la amistad. Enhorabuena, amigos.

Por cierto, este viernes 3 de agosto es el Día de la Cerveza. ¿Quién dispara las primeras… y las penúltimas? Sean solidarios, amigos.

De cinismo y anexas

El escritor iraquí Muhsin Al-Ramli, en una carta a su hija Sara que tituló “El silencio es de oro”, dice:

“Mucho de lo que quiero decirte está en mis libros y en los demás libros. En cada uno hay algo que quería decirte. Así que, por favor, si no quieres hablarme tanto, no dejes por lo menos de leer.

“Ya sabes lo mucho que te quiero, pero lo que no sabes es que eres mucho mejor que la hija que he soñado tener en toda mi vida.”

Ahí se ven.

Post Tags: