TIERRA DE BABEL / Jorge Arturo Rodríguez

Contentos y felices

Estamos perdiendo la batalla. Los ciudadanos estamos perdiendo lo que tenemos: México. Ningún candidato ofrece confianza, certeza, fortaleza en sus propuestas –cuando las hay-, se van por la tangente, por lo facilón que suena a vacilón, ni la burlan perdonan. Saben que nuestro país se está yendo a la chingada, y continúan con sus campañas preñadas de mentiras y diatribas.

No les creemos nadita. Pelean por el voto, hasta llegar a la coacción, compra y salvajismo electoral. Cerca está ya el Mexicolandia, “uníos hacia el primer mundo”. Sólo nuestros chicharrones truenan. Todo arropado en un espectáculo arrollador.

El expresidente español Felipe González expresó hace unos días, en la presentación del libro “La sociedad dolida. El malestar ciudadano”, de Juan Ramón de la Fuente, ex rector de la UNAM, que “en los comicios de México el grado de incertidumbre sigue siendo alto.” ¿Se asoma el fraude? ¿Hacia a dónde la balanza? ¿Valdrá nuestro voto? Bueno, sí, dicen que se cotiza en muy buenos pesos, despensas y dispensas.

En todo caso, hay que tener cuidado, estamos en el campo de batalla, sí, también en tierra minada y arenas movedizas. Y los ciudadanos somos los únicos que perderemos o ganaremos. México ¿hacia a dónde?

Thomas Carlyle dijo que “el hombre ha nacido para luchar, y es como se le define mejor, diciendo que es un guerrero nato y que su vida desde el principio al fin no es sino una batalla.” Hagámoslo. Digo, yo solamente digo.

Por otro lado, más sabe el diablo por viejo que por diablo. Dicho que no sé si sea buen dicho, pero dicho sea de paso, palabras acertadas del Monseñor Sergio Obeso Rivera, quien fue nombrado cardenal por el Papa Francisco, cuando dijo que no hay que “odiar a las personas que no piensan como nosotros y que incluso nos lastiman con su modo de expresarse, allá ellos. No cabe el odio ni el desquite ni ese tipo de respuestas, sino esperar el momento en que la verdad una vez más nos haga libres, es un lema que brota del Evangelio. Si tenemos razón hoy mañana se verá.” Tolerancia. Se comulgue o no con la religiosidad, sea cual sea, es menester no odiar, aquí y siempre, sobre todo ahora que el desorden electoral avanza.

Por supuesto que Veracruz y el país no se encuentran en su mejor momento, y claro que queremos que esta situación “tan angustiosa en que estamos viviendo, sea una noche mal dormida, que esto pase para que volvamos a ser un Estado que sabe sonreír.” Sobrevivir a la pesadilla, ¿o no mexicanos?

Me pregunto qué pasará después de las elecciones. ¿Todos estaremos contentos y felices?

 

Los días y los temas

 

Hace unos días me topé con poemas de Salvador Novo. Recordé entonces que él fue el creador de la publicidad: “Mejor MejoraMejoral”. Como también de otras tantas, como “No hacemos calidad a medias, hacemos medias de calidad”. ¡Qué ingenio!

También me topé con un artículo de Francisco Hernández, “Millones de seres para invadir”, publicado en la revista “Letras Libres”, en junio de 2004. Él nos comparte algunas cuestiones sobre la publicidad, que ahora les dejo –chance les sirva para las campañas:

 

** “Spot de radio, escuchado no sé hace cuántos años, en la emisora de mi pueblo, con motivo del Día del Padre: “Para aquel que a diario nos regaña, un regalo de Almacenes Ocaña.”

** “Apuntaba Aldous Huxley, en un texto de cuyo título no puedo acordarme, lo siguiente: es mucho más difícil crear un anuncio publicitario donde se trate de convencer a alguien de comprar algo que ni siquiera necesita, que escribir diez sonetos más o menos pasables.”

** “Enrique Gilbert, creativo argentino que se quedó a vivir entre nosotros, declaró alguna vez: “El éxito de una campaña de publicidad consiste en darle al consumidor lo que éste desea, pero cinco minutos antes de que lo descubra por sí mismo.”

** “Refrán publicitario anónimo: “No discutas con un idiota. Los demás pueden no notar la diferencia.”

** “Yo busco un ser para invadir” escribió Henri Michaux. La publicidad busca miles, millones de seres para lo mismo.”

** “Imagen: madre africana esquelética dándole de comer “algo” con una cucharita a su famélico hijo en brazos.

Texto: “Ándale, termina tu comida. Hay miles de personas en la ciudad de Nueva York que no tienen qué comer.”

** “Usa condón, no seas suisida.” (Frase que me rechazó hace trece años una compañía de preservativos.)”.

 

De cinismo y anexas

 

Margarita Zavala deshoja la margarita: con Anaya o con Meade. O “Tal vez Margarita declinó para dedicarse de lleno a ver el Mundial. Yo habría hecho lo mismo.” Adriana @samovarah

Ahí se ven.

Zona de los archivos adjuntos

Post Tags: