METAPOLÍTICA/ No sería Pepe / Gregorio Jácome Moreno

Nos referimos al Senador José Yunes y sus aspiraciones para llegar a ser el candidato del PRI a la gubernatura de Veracruz en 2018. En algunos medios de comunicación a modo se habla de las virtudes de Pepe y sus probabilidades de aparecer en la boleta electoral, sin embargo, poco se dice de los puntos que tiene en contra y que pudieran ser determinantes para que no sea él quien sea postulado por su partido. Enumeraré a continuación algunos.

Antes un poco de historia. En la sucesión a la gubernatura en 2010 Pepe aparecía con las mejores virtudes para ser el candidato, buena imagen, trabajo político serio, sin embargo, carecía de lo más importante, el beneplácito del entonces gobernador de Veracruz quien eligió a Javier Duarte como su sucesor. Pepe Yunes tuvo que conformarse con coordinar la campaña del ex gobernador ahora recluido, aunque solo de facto ya que todo mundo sabía que esa campaña se coordinó desde Palacio. En el 2016 pasó la misma historia, Pepe no buscó como se debía la candidatura, se mostró tibio. En cambio negocio con Héctor Yunes un acuerdo de palabra que por lo visto carece de vigencia. Y por aquí es donde empezamos a enumerar los puntos que Pepe tiene ahora en contra en pos de una virtual candidatura.

1.- Héctor Yunes no baja la guardia, aparece en reuniones, desayunos y comidas por toda la entidad, da la impresión que no ha dejado de hacer campaña desde hace dos años. Se reúne con periodistas, representantes populares y dirigentes sociales. Parece que él si quiere la designación del PRI nuevamente, por su edad Héctor Yunes esta ante su última llamada política.

2.- Como Presidente de la Comisión de Hacienda del Senado, Pepe se volvió a mostrar tibio ante el desfalco del erario que Javier Duarte llevaba a cabo en Veracruz, no alzó la voz en tribuna ni dio un manotazo en el escritorio para tomar cartas en el asunto a pesar de que la Auditoría Superior de la Federación daba cuentas puntuales de las anomalías. Quizá le ganó el respeto o la amistad hacía su amigo y antiguo compañero de bancada en el Congreso Federal.

3.- El PRI tiene prácticamente perdidos municipios importantes del Estado como Xalapa, Veracruz, Boca del Río, Poza Rica y Panuco. Pepe solo ganaría en algunas ciudades medias y rurales. Es imposible revertir la tendencia electoral de un año a otro y el ahora Senador cargaría con el enojo y el resentimiento ciudadano hacía el PRI.

4.- La gubernatura está ahora en manos de la coalición PAN – PRD, cuentan con los recursos para operar la elección y no perderla, con mayor razón si el abanderado resulta ser el hijo del gobernador Miguel Angel Yunes. Por otra parte, el crecimiento de MORENA sustentado en una base social importante se vuelve factor con AMLO encabezando las preferencias electorales rumbo a la Presidencia de la República.

5.- Finalmente como quitarse Pepe Yunes el estigma de que como Senador aprobó la Reforma Energética impulsada por el Presidente Peña, la cual contempla el aumento en el precio de las gasolinas, lo cual ha perjudicado la economía de millones de mexicanos que ven disminuido su ingreso y al mismo tiempo su poder adquisitivo.

6.- De resultar electo Jose Antonio Meade como candidato del PRI a la Presidencia, Pepe Yunes sin duda estaría dentro de su primer círculo como operador político – electoral dentro de su campaña. En el entorno próximo de Meade, Pepe es el único político con experiencia en el trabajo de campo donde fungiría como coordinador de campaña.

Pero como se dice en el ámbito político, esperaremos los tiempos. Mientras tanto en alguna entrega posterior seguiremos analizando los pros y contras de los demás actores aspirantes a dirigir los destinos de Veracruz durante el próximo sexenio.

Post Tags: